Recupere a mi Hija

Hace pocos dias conocí a una señora muy amable que vino para tener una consulta conmigo. Me gusto mucho lo que ella me platicó ese día y es por esto que hoy quiero compartirlo contigo, ya que fué un aporte muy valioso para mi y lo será también para ti, especialmente si tienes la fortuna de tener hijos.

Me platicó ella, que su hija de 12 años venía desde hacia meses teniendo un comportamiento que le estaba dando bastantes dolores de cabeza. Tal vez algo de esto te suene familiar; Irritabilidad, mal genio, actitud ensimismada, de total desinterés a lo que pasa a su alrededor, y una sordera temporal al llamársele varias veces por su nombre sin obtener respuesta alguna, hasta que la paciencia se pierde y el único recurso es llamarlos con un grito, para que finalmente contesten sin nisiquiera voltearnos a mirar …. “- Que quieres mami?”.  La razón de este comportamiento? estan metidos de cabeza en su teléfono celular.

Pero lo que cambió el rumbo de esta rutina de te hablo-me ignoras-te regaño-me sigues ignorando, fué un día en el que la niña deliberadamente le mintio a su madre con respecto a un asunto de sus grados. En un hogar donde la regla de oro es que la mentira no se tolera, esta fue la gota que rebosó la copa, y fué asi como sus padres decidieron castigarla quitandole el motivo de su actitud, su celular.

Al principio la chiquilla pataleó, lloró, y hasta amenazó con marcharse si no le devolvian aquel aparato que para ella lo significaba todo, pero sus padres no accedieron. Ellos ya estaban hastiados de los castigos mediocres que no lograban ningun efecto en ella, asi que esta vez decidieron que el castigo seria quitarle su celular por un periodo de un año y para solventar el problema de la comunicación, le dieron un teléfono que solo serviría para llamar. No textos, no Internet, no aplicaciones, solo llamadas, que al final de cuentas es la razón de ser de un teléfono. Después de un par de semanas, aquellos padres pudieron ir contemplando la metamorfosis de su hija. Su actitud empezo a dar un giro de 180 grados. De aquella niña ensimismada y mal geniada, empezó a emerger una niña alegre, amable y graciosa que descubrió lo que siempre estuvo alli, que la vida real es mucho mas divertida. Regreso a sus bailes, los juegos con sus hermanos, la lectura y un sinnúmero de actividades que habian sido desplazadas poco a poco por el interminable entretenimiento virtual.

De hecho, este cambio benefició a toda la familia. Empezaron a pasar mas tiempo juntos, tiempo de calidad, de conversar, compartir, jugar, reir a carcajadas, de tener guerras de almohadas, de planear y difrutarse los unos a los otros.

Fué una gran lección para todos, especialmente para los padres, quienes se dieron cuenta de que ellos fueron los culpables de que su hija llegara a ese punto con el uso del celular. Si te identificas con esta historia y recuerdas cuantas veces le has dado un celular o tablet a tu pequeño para que se distraiga, reflexiona sobre las consecuencias que este “entretenimiento inofensivo” puede tener en la vida de tus hijos. Pongámonos atentos ante esta situación, restrinjamos el tiempo que pasan en el Internet y aseguremosnos de saber que es lo que ellos estan mirando. Ese mundo cibernético esta plagado de peligros para nuestros hijos. Por alguna razón Bill Gates, creador de Microsoft, no permitió el uso de celulares a sus hijos hasta cumplir los 14 años. Steve Jobs, creador del Iphone, Ipad etc, en una entrevista para el New York Times en el 2011, dijo que no permitia a sus hijos el uso del Ipad. No es esto una bandera roja sobre las consecuencias que el uso de estos dispositivos puede traer en la personalidad y desarrollo de los niños?

Afortunadamente hay mucho que se puede hacer para minimizar el tiempo que nuestros niños pasan en estos aparatos como el “Screen Time” que sirve para monitorear y restringir su uso, pero si quieres llegar aún mas lejos en la recuperación de la vida de tus hijos, haz lo que hizo la señora de esta historia, que feliz y orgullosa me decia…   -“Recuperé a mi hija”. Yo estoy haciendo lo mismo que ella y ojalá que tu también lo hicieras.

Bendiciones, paz y amor.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s